Canal RSS

Lugares para festejar el antojo patrio.

Publicado en

Este post estaba planeado para el 15 de septiembre, pero como la cocina garnachera mexicana siempre es válida los 365 días del año se los pongo para que se den una vuelta.

_____________________________

Finalmente ha llegado la única época en donde TODOS, sin excepción alguna, nos sentimos mexicanos, donde nos jactamos de nuestras raíces indígenas y despreciamos a los Españoletes, Gringos, Franchutes etc., las fiestas patrias, época la cual los jerseys del Barça o del Real Madrid se quedan guardados a lado de los CD’s de Lady Gaga, Katy Perry y Bruce Springsteen, época la cual las palanquetas, alegrías y merengues son mas solicitados que un Caramel Frapucchino Venti, un Frozen Yoghurt o un Bubble Tea. El mes patrio es el mes ideal para pintarse la cara tricolor, usar un bigote de supermercado  y portar con orgullo la verde para después dirigirnos a un restaurante mexicano que como siempre estará igual de atiborrado que las paradisíacas playas de Caleta en tiempos de Spring Break.

Es por eso que esta vez, Línea 13 te dará 5 lugares independientes, de deliciosa calidad  con el fin último de disfrutar y dar el grito como el verdadero criollo/mestizo que todos llevamos dentro.

1) Carnitas el Gallo: Este puesto de carnitas ubicado frente a la estación de Bomberos en Interlomas es un orgasmo culinario, nada como disfrutar uno de sus deliciosos tacos de maciza con cuerito o de nana con buche para empezar a asentar el estomago para esos shots de Tequila. Más entrada la noche, por que no bajarse la “peda de aguamielero” borrachera o bien quitarse la cruda con una deliciosa gordita de Chicharrón Prensado con maciza de carnitas, definitivamente un manjar digno de Insurgentes. Es importante mencionar que el puestito esta abierto de Lunes a Sábado de 6:00am – 8:00pm Ubicación: Av. Palo Solo (Frente a la estación de bomberos)

2) Las Gorditas de Doña Carmen: Con mas de 30 años sirviendo gorditas de chicharrón y “amansa locos” (la especialidad de la casa, que consiste en un huarache tamaño volante de sedan, con arrachera encima, salsa verde y cebolla picada) Doña Carmen es ya toda una institución dentro de los negocios de la comida de deliciosa procedencia, pues desde que su madre inició el negocio, ella aprendió y perfecciono el noble arte de la cocina garnachera con la finalidad ultima de satisfacer barrigas de adolescentes preparatorianos, policías de transito y vecinos del lugar. En este lugar se lleva acabo la “Olimpiada Nacional de la Glotonería”, pues día con día se tiene un concurso en donde, aquel valiente que pueda acabarse mas de 2 “amansalocos” no lo paga, hasta ahora, la casa va ganando. Ubicación: Victoriano Cepeda # 17 (Entre Marina y Calderón), Delegación Miguel Hidalgo.

3) Las Gordas de las Gordas: Este lugar bautizado por un servidor, sirve huaraches, sopes, quesadillas y pambazos caseros de un tamaño proporcionalmente idéntico al de las cocineras, aquellas guapas damas de peligrosas curvas y de enorme corazón estarán dispuestas a atenderte con una sonrisa, mientras prepara una de esas deliciosas gorditas tamaño industrial para saciar tu hambre y empezar a construir un pelotón mayor que el de Hidalgo. Ubicación: Mercado de la Industrial, Gustavo A. Madero.

4) La Casa del Tío Toño: Festejar el Quince de septiembre y no comer pozole es como festejar la Navidad y no comer romeritos o bacalao, simplemente es algo que no solo no se hace, sino que se comete pecado e incluso se hace llorar al niñito Dios. Así que para no caer en pecado y ser excomulgado, por que no probar un pedacito de cielo comiendo un excelente pozole, ya sea verde, blanco o rojo acompañado de una rica tostada de crema casera o de pollo. Ubicación: Av. San José de los Cedros # 31, Colonia San José de los Cedros, Delegación Cuajimalpa (Frente a la plaza “El Yaqui”).

5) Los Panchos: Este lugar aparte de ser famoso por sus carnitas y el chicharrón que ofrecen, es ideal para disfrutar de un una excelente sopa azteca, unos sopesitos de chorizo, o una orden de guacamole hecho a la vieja escuela (te lo sirven en el tradicional molcajete de piedra que figura un cochinito) , nada como gritar VIVA MÉXICO CAAAA… mientras saboreas un taco de chicharrón con guacamole y una excelente agua de horchata casera.  Ubicación: Tolstoi #9 Colonia Anzures. (A un lado del Hotel Fiesta Americana)

La reivindicación del clásico restaurante industrial.

Publicado en

Estimado lector, si usted es como yo que suele visitar un restaurante de la zona de Sta. Fe en viernes a las 3 de la tarde, entonces sabrá perfecto que es sinónimo de 2 cosas, la primera: el “oficinismo godinciano” esta a todo lo que da, solo basta con mirar un poco hacía adentro de cada lugar para ver a las secretarias, y pasantes echando la michelada cubana, entradísimas en la historia que “Silvita”, aquella noble secretaria de lentes rojos, blusa blanca, falda lápiz y ese pelo esponjosito que nos recuerda a un perrito pomeranian, les plática sobre la santa regañiza que le puso el patrón por dejar nuevamente la TVNotas en la recepción, la segunda y no por eso menos importante, se pueden encontrar con los honorables universitarios, aquellos jóvenes promesa de esta nación uniformados todos con la “narco polo” y los mocasines italianos estudiando arduamente el sacro arte de la bebida.

 

Si usted amigo lector es igual de mamón especial que un servidor a la hora de escoger el lugar para disfrutar de los sagrados alimentos, le recomiendo se de una vuelta por el Café Torino.

 

Este lugar no solo se distingue por su atmósfera solemne, elegante y sobretodo tranquila que le imprimen las piezas de Jazz, los grandes espacios iluminados así como esas lindas lamparitas color cobre que hay en las mesas, sino que la verdadera magia reside en su menú en idioma  italiano, especialmente el de las pizzas gourmet, donde habiendo una gran variedad de deliciosos platillos que encantarían a las Tortugas Ninja, la que destaca es la de jamón serrano con higos, pues tiene la mezcla perfecta entre fruta y embutido que hace que el hambre laboral desaparezca cual salario en quincena. Este platillo puede maridarse con algún vino europeo, pero por que no arriesgarse y acompañarla con un fresco cóctel casero de pepino y menta para olvidarse por un rato de las obligaciones laborales.

 

Bien dice el dicho que la mejor sorpresa siempre debe de dejarse al final y el Café Torino consciente de esta máxima deja los postres al último, donde el  delicioso granizado de café es el postre de campeones en el lugar, este exquisito brebaje se conforma de café frappe con crema batida que espolvoreado con canela hacen que al comerlo sea toda una experiencia religiosa ya que el tiempo se detiene y hace que  en cada cucharada la voz de Bennet o Sinatra hechicen al comensal.

 

Sin duda alguna, el Café Torino es un restaurante que se debe visitar, no importa si es para saciar el hambre oficinista o para echar el drink casual, lo cosmopolita del lugar se presta para cualquier situación desde una tarde tranquila y fuera de lo tradicional con los cuates, hasta sentarse solo a pensar sin ser interrumpido, se recomienda a  aquellos enamorados vayan a visitarlo, nada como compartir un lindo momento acaramelado sin tener que estar oyendo al “mirrey” pidiendo dos Moëts o la risa estrepitosa de Silvita tras concluir su historia laboral.

 

Ubicación: Vasco de Quiroga No. 1700 Local A. Sta Fe. (Entrada por Guillermo González Camarena)

El que persevera alcanza.

Publicado en

Estimados lectores, como podrán darse cuenta, desde hace tiempo que no actualizo este lugar, nos se apuren, pronto estará siendo actualizado con constancia, amor y dedicación.

En lo que esperan, por que no ven este video.

Un saludo !

Salidas de Triple B

Publicado en

Salidas de triple B

Por Laura Chávez.

Viernes. Probablemente, lo único que tu cartera contiene son un montón de recibos arrugados, que hacen bien en recordarte todo lo que malgastaste en la semana. Y sin embargo, la socorrida posibilidad de quedarte otra vez en tu casa llorando, mientras te tragas todo lo que hay en el refri a disfrutar de una película acompañado de un bowl de palomitas te resulta tan atractiva como una visita al dentista.

Insistes en salir, sin importar que estés roto como corazón de quinceañera. A fin de cuentas, tienes un poco de dinero guardado. Pero ya estás harto de la cantina de mala muerte que por tu precaria economía te has visto obligado a acudir los últimos fines de semana. No es por ser desagradecido: en todas partes se aprecian los litros de cerveza barata, y vaya que te la has pasado bien. Pero ahora quieres un lugar que tenga, a lo menos, un baño que no esté permanentemente fuera de servicio.

Para bolsillos (semi) vacíos y mentes ambiciosas, Línea 13 sugiere:

  1. Drakma. Ubicado sobre la calle de Yucatán, en la colonia Roma, el Drakma es un refugio para roqueros, precopeadores y noctámbulos en general. Muy probablemente, te toparás con la bandita de surf-postpunk-industrial-rock luciéndose en su pequeño escenario, mientras la iluminación lóbrega de un candelabro invita a relajarse y mover un poco la cabeza con los guitarrazos. Aunque el espacio es pequeño, vale la pena visitarlo por sus constantes descuentos. Por ejemplo, mojitos a $50.00 y tres whiskies a $100.00. Además, no hay cover.

Yucatán 34, colonia Roma.

  1. Goa. Tienes antojo de compartir una shisha con tus amigos, pero los típicos lugares nice dedicados a la ahora tan fresona actividad son muy caros para tu presupuesto, ¿Qué hacer? Un poco escondido sobre Chapultepec, muy cercano a la estación de metro Sevilla, se encuentra el Goa. Con una decoración fantasiosa salida de las páginas de Las mil y una noches y el Kama sutra, el barecito invita a compartir una velada íntima entre el humo dulzón del tabaco de pipa. Ofrece un paquete que incluye una jarra de cerveza, una hookah con el sabor que desees y una canasta de papas fritas a $250.00, así que no hay excusa.

Chapultepec 400, entre Medellín y Valladolid, colonia Roma.

  1. La Coyoacana. Sí, es una cantina, pero una bastante bonita. Es un lugar que se estancó en el tiempo, con cabezas de toro disecadas en la pared y afiches de corridas. Su terraza para fumadores se ubica en medio de un amplio jardín, y es perfecta para relajarse mientras fumas un cigarrito con un excelente trago de mezcal para calentar el alma. Además, cuenta con un menú de especialidades mexicanas, entre las que destacan el caldo tlalpeño y los taquitos de camarón. En teoría, gastarás $150.00

Higuera 14, colonia Villa Coyoacán

  1. Voga. Anhelas una noche de antro pero no estás dispuesto a pagar ni el cover estratosférico ni las botellas que cuestan chorromiles. En la Nápoles está la respuesta. El Voga es reconocido por ser un antro amable, pues entran todos, sortear la cadena no es imposible y los precios son muy accesibles gracias a la cantidad de promociones que manejan. No es el sitio más glamoroso, pero una noche divertida y sin pretensiones está asegurada. Y por si fuera poco, abre temprano y cierra hasta muy tarde. Te conviene estar muy pendiente de las promos ya que puedes llevarte botellas gratis.

Maximino Ávila Camacho, esquina con Carolina, entre el Estadio Azul y la Plaza de Toros, colonia Nápoles.

Crónica veraniega de un soltero apasionado.

Publicado en

Crónica veraniega de un soltero apasionado.

Por Emmanuel Ruiz.

7:00pm. Regreso de la Universidad y recibo una llamada de mi padre: “Ve por tu madre al gimnasio, sale a las 8:00pm”. Resignado, porque estaba a punto de llegar a casa, di media vuelta y me dirigí al mentado gimnasio. De camino al lugar y atorado en el tránsito cotidiano de Interlomas, me preguntaba, ¿Qué haré mientras tanto en la hora que tarda mi mamá en salir de tan sacro lugar? De pronto se me ocurrió, ¿Y… por qué no ir al Flow?

Tantas veces he recomendado el Flow a mis amigos y colegas. Les comento maravillas del lugar, de las variedades de tés que sirven, de los postres que hay. Incluso constantemente me quejo de como perdió su encanto (esa tranquilidad semi-desértica) al introducir las shishas, tan atrayentes para los “huixquifresas” (dígase de aquellos pubertos ruidosos y molestos que habitan en tan honorable entidad). Por otro lado, me ha parecido un sitio de lo más acogedor para pasarla en pareja. Sí … así es … en PA-RE-JA. Hace  literalmente años que no pongo pie dentro de esa deliciosa casa de tés. Jamás había entrado solo, pues al local lo conocí con novia, y en él, compartimos momentos increíbles que iban desde discusiones filosóficas hasta sueños, anhelos y promesas de amor que, aunque la mayoría no se cumplieron, están  celosamente guardadas en el pizarrón de tiza pegado a una de sus deliciosas camitas, cubiertas por rojas sábanas aterciopeladas que invitan a recostarse sobre el regazo de tu pareja para que te haga “piojito” mientras disfrutan de un té.

Probé el sitio a través de los ojos de un soltero. Al regresar estaba igual que años atrás: los  mismos muebles de casa victoriana abandonada, la misma cabeza de buda cerca del baño, las maravillosas camitas que como tumbas resguardan mis sueños de cuando tenía corazón. Allí seguían los genéricos pubertos que creían comerse al mundo al fumar su hookah, según ellos con estilo. Lo único nuevo eran dos cosas: los cuadros empotrados en la pared que al parecer estaban a la venta, y mi situación como persona.

Decidí sentarme en una de las mesas cercanas al rincón que escogía cuando iba acompañado. Contemplé el recinto, mientras miles de recuerdos cruzaban por mi mente. De pronto, soy interrumpido sutilmente por la mesera que, como siempre, me saluda con afecto. Sin decir “agua va”, me recalcó mi situación actual de soltería

– “¡Hola, que milagro!, ¿Y la novia?” –

Ante la pregunta tan poco discreta respondí con una sonrisa nerviosa: “Quién sabe, de seguro me ha de andar buscando como yo la busco a ella. Vengo soltero esta vez.” Creo que soy merecedor de semejante cuestionamiento por ser tantas las veces que yo he hecho ese tipo de comentarios incómodos, La mesera sonrió  y me dijo: “Bueno, pues si en esas andas, ¿Te sirvo lo de siempre?”.

¡Ay güey!, ¿Qué era lo de siempre? Tuve tres tés favoritos, dos de los cuales jamás había compartido con otra persona a excepción de la novia con la que frecuentaba el lugar. Pero, ¿cuáles eran los nombres? ¿a que sabían? ¿que contenían? Atónito y un tanto escéptico por esperar que la mesera se acordara de  mis pedidos de  hace años, le pedí que me recordara que era lo que siempre ordenaba. Hizo gala de una memoria extraordinaria: “Púes, siempre ordenabas el “Carnival Tea”, que te recuerdo es un té con sabor a palomitas de maíz, o el “Summer Passion”, que contiene cítricos, o el “Chocolate Roiboos”, té sabor chocolate que ordenabas cuando hacía frío, o bien, en días lluviosos. Regularmente  acompañabas tu bebida con la tarta de plátano, pero ya no la hacemos, así que… ¿Qué te traigo?”.

Ay ca… ¡Que memoria la de esta mujer!, pensé; la verdad no ordené nada de lo que pedía antes, simplemente por el hecho de ir acompañado esta vez por las hermanas Soledad y Soltería, y sería una falta de respeto tanto para ellas como para mí y mi  pasado ordenar lo mismo. Pedí que me dejara la carta y en un momento la llamaría.

Al mirar el menú, me percaté que había cambiado bastante. Ahora agregaban desayunos, comidas y una variedad de nuevos tés, incluso jugos energéticos, smoothies y hasta ¡chamoyadas! ¡Dios santo!, pensé, ¿Dónde quedó aquella carta flaca donde específicamente decía “Tés y Postres”? La respuesta yacía frente a mí: ese antiguo menú estaba enterrado junto con mis sueños e ilusiones amorosas. Por lo tanto, decidí que era momento de cambiar, de dejar ese pasado que tanta satisfacción me trajo y enfrentar la situación. Me armé de valor, llamé a mi mesera de cabecera y le pedí una “chamoyada de manzana”.

Un vaso de cristal con un líquido color café y toques de rojo que indicaban que tenía chamoy,  coronado con bastante “Miguelito”. Visualmente el brebaje no se veía tan apetecible. Di el primer sorbo y ¡WOW!, que buena estaba, era la combinación perfecta entre dulce, salado y picosito. Una mezcla ganadora de lo que vivo el día de hoy; nada al extremo, todo en su zen. La bebida logró mi rencuentro con el Flow, me llevó de ser un amante de verano apasionado a un soltero con una nueva filosofía de vida, análoga a los distintos ingredientes de la chamoyada.

Justo al terminarme el contenido del vaso, sonó mi celular. Era mi madre que me gritaba de forma histérica, preguntaba en donde estaba y el porqué de la tardanza. Le dije que en unos minutos estaría con ella, que me encontraba atrás del gimnasio. Pedí la cuenta,  pagué y me fui del lugar con aire victorioso, no sólo por haber enfrentando a aquellos fantasmas del pasado que de vez en vez se aparecen por estos rumbos, sino porque ahora si puedo recomendar el Flow para el soltero. La casa de tés es perfecta para aquel solitario empedernido que desea disfrutar de una buena bebida (ya sea té, smoothie o chamoyada) mientras se hunde en sus profundos pensamientos y domina la milenaria técnica de concentrarse, acompañado por el sonido de los ruidosos “huixquifresas”.

Ubicación: Circuito Empresarial #13, San Fernando La Herradura (Atrás de Sport City Interlomas) – Huixquilucan, Edo. Méx.

El bosque, el domingo y la bebida de los Dioses, el Pulque.

Publicado en

Por Laura L.
A unos cuantos metros de la caseta La Venta, en la carretera México-Toluca, entrando por un camino estrecho y rodeado por el bosque del Desierto de los Leones, se encuentra una pequeña pulquería sin nombre, con un techo de tejas rojas. Todos los fines de semana, los comensales acuden para beber los curados que una pareja prepara en un cuartito ubicado en la parte trasera del local. Joaquín y Eréndira llevan 25 años vendiendo pulque y curados de pulque de distintos sabores. Los hay de avena, de cajeta, de limón y de fresa, entre muchos otros.
“El mejor día para venir es el domingo”, dice Joaquín. Los domingos incluso se presenta un pequeño conjunto de música grupera, que ameniza el ambiente tradicional de la pulquería. La mayoría de los que asisten son hombres, en grupos de amigos. Sus risas y sus albures resuenan por todo el recinto. El local tiene todo lo que, según el imaginario popular, debe tener una pulquería: el aserrín en el suelo, un altar a la virgen de Guadalupe en una de las esquinas, un ambiente festivo y ruidoso. “Lo mejor para acompañar el pulque son las quesadillas”, puntúa Eréndira.
El pulque es una de las bebidas más emblemáticas de México, producido gracias a la fermentación del aguamiel del agave. Este líquido lechoso fue considerado una bebida ritual dentro de la cultura mexica y se utilizaba como una forma de comunicación con los dioses. Luego de la conquista, el pulque cobró en gran parte de la sociedad una connotación negativa, puesto que se le relaciona con los estratos sociales más bajos. Hoy en día, las pulquerías están siendo desplazadas por bares y cervecerías, con lo que se puede llegar a perder una tradición que vale la pena conservar, debido a su carácter artesanal. Brindar con pulque puede ser, para algunos, regresar a los orígenes, recordar el pasado.

Una nueva conductora de vagón.

Publicado en

Estimados Lectores:

Me es grato informarles que, el día de hoy, Laura Lucia Chávez Zamora, mejor conocida como “L” formará parte de nuestro equipo como Editora, por lo que pronto no solo estarán leyendo mis recomendaciones, sino que también las excelentes recomendaciones de una excelente comunicóloga, reportera y sobretodo persona.

¡ Bienvenida seas queridísima Laura a esta tu nueva casa !

Emmanuel Ruiz.

Editor en Jefe.